lunes, 5 de septiembre de 2016

EL MITO SOBRE LA PROPIEDAD DE PEMEX Y CFE

Por Lic. Pedro G. García Rementería

Los mexicanos hemos crecido con la falsa idea, a raíz de las nacionalizaciones del Petróleo y de la Energía Eléctrica, que ambas empresas nos pertenecen, sin embargo, históricamente, han sido manejadas por el gobierno y sus sindicatos, en beneficio de la federación, más no de la gente.
Los dineros percibidos por ambas compañías, han sido disfrazados como parte de los programas sociales, pero en realidad han sido utilizados como caja chica del gobierno en turno y para llenarse los bolsillos con millones de pesos, sin tener que darle cuenta a nadie.
PEMEX ha creado, a través de su historia, miles de empleos fantasma que le representan ingresos a cientos de políticos, que no a sus trabajadores; el sindicato, en manos de corruptos como Joaquín Hernández Galicia, mejor conocido como la “Quina” y Carlos Romero Deschamps, han utilizado el sindicato, no sólo para enriquecerse, sino para saquear a los trabajadores en beneficio de unos cuantos (PEMEX-GATE).
Los políticos arribistas y populacheros, como Andrés Manuel López Obrador, han hecho de estas paraestatales, su bastión de “lucha”, alegando la propiedad de dichas empresas, cuando en realidad saben bien, que nunca lo han sido, ni lo serán!
De hecho, ambas compañías nos cuestan mucho dinero y sólo sirven para crear puestos patito que sólo benefician a unos cuantos; lo bonos y “apoyos” que reciben sus trabajadores, salen de nuestros bolsillos, ya que somos nosotros quienes pagamos las tarifas que el gobierno nos impone, mientras que a sus trabajadores no les cobran la luz, en el caso de CFE o les entregan vales de gasolina y gas, en el caso de PEMEX.
La pregunta que siempre le hago a la gente es, ¿Cuándo han recibido un descuento o dinero como parte del reparto de utilidades de estas dos paraestatales? ¡¡¡NUNCA!!! Sin embargo la gente “alega” que dichas empresas “aportan” para que el gobierno pueda “solventar” los programas sociales y, de nuevo cuestiono: ¿Cuantos de Ustedes se “benefician” de dichos programas? ¿Cuántos de Ustedes han recibido algún tipo de programa de apoyo? Sólo los más “vulnerables” (como ahora los llaman) se ven “beneficiados” por dichos programas, que lo único que fomentan es la holgazanería, ya que les dan por no hacer nada. Un ejemplo clásico de nuestro sistema de apoyos (en este caso en agricultura) son los precios de garantía, en los que se fomenta la baja productividad al otorgarles dicho precio pues el campesino sabe que sí el precio del maíz o del frijol (a nivel internacional) es menor al precio de garantía, ellos van a cobrar el precio garantizado, por lo que los campesinos “hacen sus cuentas” y se conforman con sembrar lo suficiente.
En el caso de “nuestro” petróleo, nos quejamos constantemente del alza en las gasolinas, pero no nos ponemos a ver, que somos un país meramente productor de crudo, pues no le damos VALOR AGREGADO a nuestro producto, (en México existen 6 refinerías, que producen 30 % de las gasolinas que se consumen en el país, el otro 70 % se importa desde los Estados Unidos, al doble y hasta el triple del valor de las gasolinas mexicanas), por lo que los precios de los combustibles son subsidiados por el gobierno y, cuando los precios internacionales del crudo bajan, la derrama económica de PEMEX se ve comprometida pues el exceso de sindicalizados, con todos sus beneficios, aunado al costo elevado de las gasolinas hacen casi imposible mantener los precios bajos. Esto que describo aquí, no es con la intención de disculpar al gobierno por su torpeza, sino para que se conozcan las razones por las cuales se dan los gasolinazos.
El que PEMEX se privatice, será la mejor decisión para el país y los mexicanos, pues así no tendremos que cargar con el peso de toda la burocracia corrupta e ineficiente con la que cuenta la paraestatal, la cual “automáticamente” se volvería eficiente desde la privatización, el que no trabaje, fuera; el sindicato se vería forzado además a reducir su planilla de parásitos y también trabajarían (ahora sí, para conservar sus empleos); Así mismo, los gobiernos Federal, Estatal y Municipal, así como las Cámaras de Diputados y Senadores, la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el Tribunal Electoral, el Instituto Nacional Electoral y los Partidos Políticos, dejarían de recibir su cuota de vales de gasolina, que nos cuestan millones de pesos a los mexicanos y que ellos descaradamente regalan o cambian para embolsarse el dinero; Así mismo, con los inversionistas locales o foráneos, se podrá invertir más en la producción de gasolinas para que no sea necesario importarlas desde los Estados Unidos y así México pueda llegar a ser auto-suficiente en la producción de combustibles y hasta quizás se convierta en exportador, lo cual representaría un ingreso, vía impuestos, para el gobierno, además de lo que pudieran pagar por la paraestatal.
En cuanto a CFE, las cosas andan igual de mal, contamos con una carga burocrática excesiva, que dentro de sus beneficios cuenta con el consumo gratuito de electricidad, mientras que el resto de la población debe pagar el consumo de estos parásitos; cuentan con bonos, vales, compensaciones y otras prerrogativas que estos trabajadores de la paraestatal, así como la de sus “representantes sindicales” que sólo sirven para saquear a CFE.
Ya es tiempo que los mexicanos nos demos cuenta de que el mito de la propiedad de las paraestatales, sólo nos ha perjudicado durante décadas y ha beneficiado a un piara de corruptos, ineptos y desvergonzados que se han enriquecido a costillas de los mexicanos, gracias a nuestro patriotismo desmedido.

El petróleo y la energía eléctrica JAMÁS han sido nuestros, por lo que desprendernos de ellos, sólo nos traería beneficios!!!         

jueves, 7 de abril de 2016

LA EFICACIA DEL OSO

Se dice que estas fotografías fueron tomads por una persona oriunda de GrandeCache, Alberta, ubicada a 1.5 horas al sur de Grande Prairie, cerca del Río Bareland en la Carretera 40.
Chequen el lapso de tiempo, en la parte baja del lado derecho de las fotogrfías.

Fíjense en la hora de registro.














Solamente le tomó al oso 10 minutos conquistarla, llevarla a comer, darle un festín y después TUVO SEXO!!!


Es bueno este tipo o qué?

viernes, 1 de abril de 2016

El padecimiento de la Ciudad de México y de sus ciudadanos...

El gobierno de la Ciudad de México, en manos del nefasto Miguel Ángel Mancera, cada día se hunde más y al interior del mismo, se toman decisiones con los pies.
Los ejemplos de esto sobran, uno de ellos, el nuevo reglamento de tránsito, que con sus nuevos límites de velocidad han provocado que los índices de contaminación se incrementen hasta en un 25 %; la emisión indiscriminada de concesiones al transporte metropolitano, tampoco no ha servido de nada, pues al gobierno no le ha importado que las flotillas de microbuses, autobuses y taxis que circulan en la ciudad de México, se encuentran en estado deplorable y no los sacan de circulación, lo que aumenta las emisiones contaminantes.
Así mismo, el permitir que los ambulantes continúen en las banquetas, obligando a los peatones a caminar sobre la calle, la autorización por parte de las autoridades, para que se establezcan mercados ambulantes en calles y avenidas de mayor circulación, reducen hasta en dos carriles la posibilidad transitar sí no a gran velocidad, por lo menos hacerlo con fluidez.  
Pedirle a la ciudadanía que deje de circular un día, no importando el holograma que tenga, es una verdadera sinvergüenzada, ya que los ciudadanos invierten mucho dinero al darle mantenimiento a sus vehículos con tal pasar la verificación y así poder circular; algunos otros ciudadanos han hecho un esfuerzo mayúsculo comprando vehículos nuevos, para poder obtener calcomanías que les permitan circular libremente todos los días y hoy, de un plumazo, todas las unidades de la ciudadanía deberán dejar de circular, a pesar de tener hologramas  0 (cero) y 00 (doble cero), mientras que los hipócritas del gobierno, comenzando con Mancera, los Secretarios, los Asambleístas, los políticos, tanto locales como Federales, con acceso a varios vehículos, no tendrán que dejar de circular en sus autos de lujo, simplemente “comprarán” (con el dinero de los contribuyentes), un vehículo que “convertirán” en utilitario para poder circular todos los días.
¡Como siempre, es el ciudadano común el que tiene que pagar los platos rotos!
¿Cuándo veremos a Mancera y a sus achichincles, a los Diputados, a los Senadores, a los Secretarios del Gobierno Federal, a los Ministros de la SCJN, a los presidentes de los Partidos Políticos, a los políticos con “jerarquía” al interior de sus partidos, al gobernador del Banco de México, a los Asambleístas (próximamente Asambleístas Constituyentes)  y a los líderes sindicales, viajar en METRO, en Metrobus, en microbues, en “combis” o taxis?  

Pobre Ciudad de México, cada vez hundiéndose más, acrecentando su decadencia, gracias a las ineptitudes y malos manejos cometidos a manos, o mejor dicho, con los pies, de los gobiernos populistas!!!

lunes, 7 de marzo de 2016

El sobrepeso de PEMEX

Imagine a un gordo enamorado de los hotdogs, hamburguesas y pizzas que está harto de sus lonjas y que, decidido, da su receta para perder unos kilitos.
A partir de hoy: pura coca light, dormiré 8 horas, sólo estaré 4 horas diarias frente a la tele y voy a pensar puras cosas saludables.
Como aquel chavito del anuncio, seguro usted le preguntaría al gordito: ¿y los hotdogs, hamburguesas y pizzas, apá?
Lo mismo pensé al escuchar en la radio al flamante director de Pemex, José Antonio González, hablando sobre el plan de ahorros de la emproblemadísima petrolera:
"En sí, no es el ajuste al personal. Ciertamente va a ser parte del proceso. No lo descarto, pero no lo tenemos claramente definido, ni en qué lugar ni en qué monto. Pero siempre lo haremos de la mano del sindicato y respetando los derechos de los trabajadores".
No, hombre, sólo tengo una pregunta, Sr. González: ¿y los hotdogs, hamburguesas y pizzas, apá?
Si el obeso Pemex quiere adelgazar no hay vuelta de hoja, tiene que cortar personal y prestaciones.
Respecto al exceso de personal, hace poco Sergio Sarmiento realizó una excelente comparación entre Pemex y Statoil. Mientras que la empresa noruega tiene la sexta parte de los trabajadores de Pemex, en el 2014 vendió apenas 26% menos que la gordita mexicana.
Otro ejemplo: Chevron. El gigante norteamericano produjo un promedio diario de 3 millones de barriles en el 2014, 25% más que Pemex. ¿Y en empleados? A finales del 2014 tenía menos de la mitad que nuestra gordita (47%, de hecho).
Debido a la crisis petrolera, durante el 2015 los ingresos de Chevron se desplomaron 35%. Y claro, ya recortó al 12% de su personal (7,500 trabajadores). Ahora sólo emplea al 42% de los de Pemex.
Le platico que entre enero y septiembre pasados los ingresos acumulados de Pemex habían caído casi 38% respecto al 2014 (en dólares) y que aunque ha anunciado metas de recortar poco más de 10,000 trabajadores, muchos de estos ahorros son sólo jubilaciones.
Aquí entra el otro problemón de nuestra gordita: las prestaciones sindicales de Pemex. Le destaco algunas perlitas. De locos:
a) Días de vacaciones: Desde el primer día y hasta 10 años de antigüedad, 21 días. A partir de 10 años, 30 días. Que no se me olvide, prima vacacional: ¡186%! Usted y yo recibimos 25%.
b) Aguinaldo: 60 días. Para usted y yo: sólo 15.
c) Liquidación: 5 meses más 40 días por año laborado.
d) Renuncia: Si el empleado tiene más de 15 años laborando ¡40 días por año laborado! ¿De veras? No lo puedo creer...
e) Jubilaciones:
· 25 años o 55 años de edad: 80% del salario.
· 30 años o 60 de edad: 90% del salario.
· 35 años sin límite de edad: 100% del salario.
· Todos los jubilados reciben atención médica, ajustes por inflación y sus 60 días de aguinaldo.
· Tras morir hay cuatro tipos de pensiones postmortem: desde 3 años con 100% del salario de jubilación, hasta vitalicia. Adicionalmente, 15 años de atención médica a dependientes.
f) Hasta dos préstamos para vivienda. El primero a una tasa anual del 1% y el segundo al 5%. Ah y una ayuda única para remodelación y otros conceptos por $125.513.40.
Dejo la más increíble para el final. Cada trabajador tiene derecho, en promedio, a recibir el equivalente a $300 pesos diarios de gasolina si presenta una factura de un vehículo. Si esta prestación se aplicara a los 135,000 trabajadores de Pemex, el gasto sería de $40.5 millones de pesos todos los días, ¡$14,782 millones de pesos por año!
Ah y también reciben una ayudadita diaria promedio de $70 pesos para gas, unos $9.5 millones por día, ¡o $3,450 millones anuales!
Estas son las lonjas de Pemex: el exceso de trabajadores y sus prestaciones irracionales. Ninguna empresa privada sobreviviría así.
Pemex lo ha hecho por la bonanza de precios petroleros que tuvimos por décadas. La consecuencia de su gordura se notó en su ineficiencia e ineficacia para explorar y así sostener o crecer su volumen de producción, como lo hacen todas las petroleras del mundo.
Pero que no le quepa duda, en las épocas de vacas flacas a esta gorda la vamos a tener que mantener usted y yo. Por eso el Gobierno ya está creando su "Fobaproa" para rescatar a Pemex de su crisis de pensiones. ¿Y quién pagará la cuenta?
José Antonio González viene precedido de una fama de ser racional y eficiente. Más nos vale. No hay de otra: para que Pemex rebaje tiene que dejar los hotdogs, hamburguesas y pizzas. Debe cortar mínimo 50% su plantilla y meter gran tijera a sus prestaciones. ¿O no?
En pocas palabras...
"Mi doctor me dijo: deja de tener cenas íntimas para cuatro si sólo vas a cenar tú".
Orson Welles


viernes, 8 de enero de 2016

Hablamos el mismo idioma?

Eso parece. Desde la conquista de los españoles, el idioma oficial y principal en México es el español, pero adaptado a la cultura actual, como resultado de la mezcla de los idiomas indígenas que ya existían aquí con el español que trajeron los conquistadores y añadiéndole la inventiva del mexicano actual; el español mexicano es uno de los más ricos de Latinoamérica y, aunque no es difícil entenderse y hacerse entender, sí es preciso conocer mucho vocabulario de uso común que en España bien puede significar otra cosa, o simplemente no existir.
En México (y por extensión en España) se utilizan habitualmente muchas palabras adoptadas y adaptadas del Náhuatl, del quechua, etc… Pero además existen muchas otras maneras de nombrar cosas y situaciones cotidianas que simplemente son parte del español mexicano corriente, fruto de la inventiva, o recuerdo de antiguos usos del castellano, que en España ya se han perdido.
Ah, y esto sólo es el comienzo. Aprenderemos mexicano en cómodos capítulos, asequibles hasta para el más zoperútano.
Para empezar deben saber que todos los que vengan de España para acá, serán gachupines. Que si les dicen que algo es muy padre o está chido, deben ir a verlo, pues es bonito o guay en coloquial. El ahorita hay que aprender a tomárselo con calma, pues es un tiempo indefinido y tanto puede ser ahora mismo, como dentro de dos horas o no ser nunca.
Si preguntan ¿siempre sí viniste ayer? simplemente quieren saber si llegaste el día de ayer. O si alguien te dice, “dice mi mamá que siempre sí”, significa que sí y no hay más.
Cuando te encuentres lana en la calle, mejor la coges, te servirá para comprar un regalo, es como la “pasta” en España. Ah, y por supuesto, trata de no coger nada aquí, sino tomarlo, pues andar con ganas de sexo a todas horas (para un español coger es una especie de palabra comodín) no está demasiado bien visto.
Los días en que el clima está chingón, se puede ir a nadar a la alberca, la piscina prácticamente sólo la usan los fresas, niños pijos.
Llegar al cantón, es llegar a tu casa; irte de pachanga, es ir de fiesta; echar pisto en el norte del país, es dormir la siesta, mientras que en el sur, es beber alcohol.
Y al ir a buscar chamba, mejor ponerse un saco  elegante y una buena camisa, porque en las entrevistas para conseguir un curro se da mucha importancia al aspecto.
Cuando un viejo gatea, no anda arrastrándose como un bebé, sino que anda en busca de mujeres de barrio pobre, conocidas como “gatas”. En la Ciudad de México y en el norte del país, si alguien te ofrece un aventón en su mueble, quiere decir que te lleva a donde vayas en su automóvil; también en la Ciudad de México, Simón, significa sí, Nel, significa no; chale, significa que no estás de acuerdo; cámara, significa que sí estás de acuerdo; ya sábanas, significa ya sabes; tambor es también.
En los estados al sur de México, como por ejemplo Chiapas, Pichi, significa niño; cochi significa marrano (cerdo); mampo significa homosexual (masculino); bolo significa borracho y totoreco significa torpe!
Para terminar por hoy, una de las palabras que más se escuchan por la calle y que originalmente fue utilizado como un insulto, una grosería, hoy en día, se utiliza para referirse a otros hombres, amigos o no: wey, güey. Su origen está en la palabra buey y en semejanza al animal servía para llamar a alguien tonto, aunque ahora podríamos traducirlo por el clásico “tío” de España
Nada más no hay que estar chípil (triste, sensible) por estar lejos de la tierra, aprender a manejar el lenguaje, los usos, las costumbres, y dejar que alguien te apapache (mime) para que se te quite lo chipil.