lunes, 5 de septiembre de 2016

EL MITO SOBRE LA PROPIEDAD DE PEMEX Y CFE

Por Lic. Pedro G. García Rementería

Los mexicanos hemos crecido con la falsa idea, a raíz de las nacionalizaciones del Petróleo y de la Energía Eléctrica, que ambas empresas nos pertenecen, sin embargo, históricamente, han sido manejadas por el gobierno y sus sindicatos, en beneficio de la federación, más no de la gente.
Los dineros percibidos por ambas compañías, han sido disfrazados como parte de los programas sociales, pero en realidad han sido utilizados como caja chica del gobierno en turno y para llenarse los bolsillos con millones de pesos, sin tener que darle cuenta a nadie.
PEMEX ha creado, a través de su historia, miles de empleos fantasma que le representan ingresos a cientos de políticos, que no a sus trabajadores; el sindicato, en manos de corruptos como Joaquín Hernández Galicia, mejor conocido como la “Quina” y Carlos Romero Deschamps, han utilizado el sindicato, no sólo para enriquecerse, sino para saquear a los trabajadores en beneficio de unos cuantos (PEMEX-GATE).
Los políticos arribistas y populacheros, como Andrés Manuel López Obrador, han hecho de estas paraestatales, su bastión de “lucha”, alegando la propiedad de dichas empresas, cuando en realidad saben bien, que nunca lo han sido, ni lo serán!
De hecho, ambas compañías nos cuestan mucho dinero y sólo sirven para crear puestos patito que sólo benefician a unos cuantos; lo bonos y “apoyos” que reciben sus trabajadores, salen de nuestros bolsillos, ya que somos nosotros quienes pagamos las tarifas que el gobierno nos impone, mientras que a sus trabajadores no les cobran la luz, en el caso de CFE o les entregan vales de gasolina y gas, en el caso de PEMEX.
La pregunta que siempre le hago a la gente es, ¿Cuándo han recibido un descuento o dinero como parte del reparto de utilidades de estas dos paraestatales? ¡¡¡NUNCA!!! Sin embargo la gente “alega” que dichas empresas “aportan” para que el gobierno pueda “solventar” los programas sociales y, de nuevo cuestiono: ¿Cuantos de Ustedes se “benefician” de dichos programas? ¿Cuántos de Ustedes han recibido algún tipo de programa de apoyo? Sólo los más “vulnerables” (como ahora los llaman) se ven “beneficiados” por dichos programas, que lo único que fomentan es la holgazanería, ya que les dan por no hacer nada. Un ejemplo clásico de nuestro sistema de apoyos (en este caso en agricultura) son los precios de garantía, en los que se fomenta la baja productividad al otorgarles dicho precio pues el campesino sabe que sí el precio del maíz o del frijol (a nivel internacional) es menor al precio de garantía, ellos van a cobrar el precio garantizado, por lo que los campesinos “hacen sus cuentas” y se conforman con sembrar lo suficiente.
En el caso de “nuestro” petróleo, nos quejamos constantemente del alza en las gasolinas, pero no nos ponemos a ver, que somos un país meramente productor de crudo, pues no le damos VALOR AGREGADO a nuestro producto, (en México existen 6 refinerías, que producen 30 % de las gasolinas que se consumen en el país, el otro 70 % se importa desde los Estados Unidos, al doble y hasta el triple del valor de las gasolinas mexicanas), por lo que los precios de los combustibles son subsidiados por el gobierno y, cuando los precios internacionales del crudo bajan, la derrama económica de PEMEX se ve comprometida pues el exceso de sindicalizados, con todos sus beneficios, aunado al costo elevado de las gasolinas hacen casi imposible mantener los precios bajos. Esto que describo aquí, no es con la intención de disculpar al gobierno por su torpeza, sino para que se conozcan las razones por las cuales se dan los gasolinazos.
El que PEMEX se privatice, será la mejor decisión para el país y los mexicanos, pues así no tendremos que cargar con el peso de toda la burocracia corrupta e ineficiente con la que cuenta la paraestatal, la cual “automáticamente” se volvería eficiente desde la privatización, el que no trabaje, fuera; el sindicato se vería forzado además a reducir su planilla de parásitos y también trabajarían (ahora sí, para conservar sus empleos); Así mismo, los gobiernos Federal, Estatal y Municipal, así como las Cámaras de Diputados y Senadores, la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el Tribunal Electoral, el Instituto Nacional Electoral y los Partidos Políticos, dejarían de recibir su cuota de vales de gasolina, que nos cuestan millones de pesos a los mexicanos y que ellos descaradamente regalan o cambian para embolsarse el dinero; Así mismo, con los inversionistas locales o foráneos, se podrá invertir más en la producción de gasolinas para que no sea necesario importarlas desde los Estados Unidos y así México pueda llegar a ser auto-suficiente en la producción de combustibles y hasta quizás se convierta en exportador, lo cual representaría un ingreso, vía impuestos, para el gobierno, además de lo que pudieran pagar por la paraestatal.
En cuanto a CFE, las cosas andan igual de mal, contamos con una carga burocrática excesiva, que dentro de sus beneficios cuenta con el consumo gratuito de electricidad, mientras que el resto de la población debe pagar el consumo de estos parásitos; cuentan con bonos, vales, compensaciones y otras prerrogativas que estos trabajadores de la paraestatal, así como la de sus “representantes sindicales” que sólo sirven para saquear a CFE.
Ya es tiempo que los mexicanos nos demos cuenta de que el mito de la propiedad de las paraestatales, sólo nos ha perjudicado durante décadas y ha beneficiado a un piara de corruptos, ineptos y desvergonzados que se han enriquecido a costillas de los mexicanos, gracias a nuestro patriotismo desmedido.

El petróleo y la energía eléctrica JAMÁS han sido nuestros, por lo que desprendernos de ellos, sólo nos traería beneficios!!!