jueves, 28 de noviembre de 2013

Dios vs Ciencia

El profesor de filosofía ateo, hace una pausa antes de su clase y luego le pide a uno de sus nuevos estudiantes a ponerse de pie y le pregunta:
"Usted es cristiano, ¿no es así, hijo?"
"Sí, señor", contesta el estudiante.
"Así que usted cree en Dios?"
"Absolutamente"
"Es Dios bueno?"
"¡Claro! Dios es bueno "
"¿Es Dios todopoderoso? ¿Puede Dios hacer cualquier cosa?
"Sí"
"¿eres bueno o malo?"
"Según dice la Biblia que soy malo"
El profesor sonríe pues sabía la respuesta. "¡Ajá! La Biblia! Hace una pausa. “Está es para usted. Digamos que hay una persona enferma por aquí y Usted lo puede curar. Usted puede hacerlo. ¿Le ayudaría?
"¿Lo intentarías?"
"Sí, señor, lo haría."
"Así que tú eres bueno, no?”
"Yo no diría eso."
"Pero ¿por qué no decirlo? Tú ayudarías a una persona enferma y mutilado si pudieras, la mayoría de nosotros lo haríamos si pudiéramos. Pero Dios no lo hace"
El estudiante no responde, por lo que el profesor continúa. "No, ¿verdad? Mi hermano era un cristiano y murió de cáncer, a pesar de que le rezó a Jesús para que lo sanara. ¿Cómo puede ser este Jesús bueno? ¿Puedes responder a eso?"
El estudiante permaneció en silencio. "No, tú no puedes, ¿verdad?" continuó el profesor, tomando un sorbo de agua de un vaso que se encontraba sobre la mesa, para así darle la
oportunidad al estudiante para relajarse. "Vamos a empezar de nuevo, muchacho ¿Dios es bueno? "
"Eh ... sí," contesta el estudiante.
"Satanás es bueno?"
El estudiante no duda en este caso. "No."
"Entonces, ¿de dónde viene Satanás?"
El estudiante se tambalea. "De Dios"
"Eso es correcto. Dios hizo a Satanás, ¿no? Dime, hijo. ¿Existe el mal
en este mundo?"
“Sí, señor."
"El mal está en todas partes, ¿no? Y Dios hizo todo, ¿correcto?"
"Sí"
"Entonces, ¿quién creó el mal?" El profesor continuó: "Si Dios creó todo, entonces Dios creó el mal, pues el mal existe y, de acuerdo con
el principio de que nuestras obras definen quiénes somos, entonces podemos concluir que Dios es malo. "
Una vez más, el estudiante no tuvo ninguna respuesta. "¿Existe la enfermedad? La inmoralidad? El odio? La fealdad? Todas estas cosas terribles, no existen en este mundo? "
El estudiante retuerce sus pies en desesperación ante su incapacidad para contestar. "Sí".
"Entonces, ¿quién los creó?"
El estudiante no responde de nuevo, así que el profesor repite su pregunta. "¿Quién los creó?" Todavía no hay respuesta. De repente, el
Profesor interrumpe el ritmo del interrogatorio para situarse al frente de la clase. Todos en la clase están  como hipnotizados. "Dime", continúa con otro estudiante ..
"¿Tú Crees en Jesucristo, hijo?"
La voz del estudiante lo traiciona y se quiebra al responder, "Sí, profesor, yo creo"
El profesor baja un poco el ritmo y espeta: "La ciencia dice que tenemos cinco sentidos que se utilizan para identificar y observar el mundo que nos rodea.
¿Alguna vez has visto a Jesús?"
"No, señor. Nunca lo he visto"
"Entonces dinos si alguna vez has oído a tu Jesús?"
"No, señor, no lo he hecho."
"¿Alguna vez has sentido a Jesús, has probado a Jesús o lo has olido? ¿Alguna vez has tenido alguna percepción sensorial de Jesucristo, o de Dios?"
"No, señor, me temo que no lo he hecho"
"Sin embargo, tú todavía crees en él?"
"Sí"
"De acuerdo con las reglas del protocolo empírico, comprobable y demostrable, la ciencia dice que tu Dios no existe. ¿Qué dices a eso, hijo? "
"Nada", responde el alumno. "Sólo tengo mi fe."
"Sí, la fe," el profesor repite. "Y ese es el problema que la ciencia tiene con Dios. No hay ninguna evidencia, sólo la fe."
El estudiante permanece en silencio por un momento, antes de hacer su propia pregunta. "
Profesor, ¿existe el calor?"
"Sí".
"Y existe el frío?"
"Sí, hijo también existe el frío."
"No señor, no es cierto."
El profesor se vuelve hacia el alumno, obviamente interesado. La sala de repente se tranquiliza. El estudiante comienza a explicar.
"Puedes tener mucho calor, más calor aún, súper-calor, mega-calor, calor ilimitado, calor blanco, un poco de calor o nada de calor, pero no existe algo llamado "frío". Podemos bajar la temperatura a 458 grados bajo cero, lo cual no es calor, pero no podemos ir más allá de eso. No existe tal nada como frío, de lo contrario seríamos capaces de disminuir la temperatura a más -458 grados. Todo el mundo u objeto es susceptible de estudio cuando tiene o transmite energía, el calor es lo que hace que dicho cuerpo tenga o transmita energía. El cero absoluto (-458 F) es la ausencia total de calor. Usted ve, señor, el frío es sólo una palabra que usamos para describir la ausencia de calor. No se puede medir en frío. El calor se puede medir en unidades térmicas porque el calor es la energía. El frío no es lo contrario de calor, señor, sólo es la ausencia de calor."
El silencio se adueñó de la habitación. Una pluma calló en algún lugar del salón de clases, sonando como un martillo.
"¿Qué pasa con la oscuridad, profesor. ¿Existe tal cosa como la oscuridad?"
"Sí", respondió el profesor sin dudarlo. "¿Qué es la noche si
no es oscuridad?"
"Se equivocas de nuevo, señor. La oscuridad no es “algo”, es la ausencia de algo. Usted puede tener la luz baja, la luz normal, la luz brillante, una luz intermitente, pero si no tienes luz constante no tienes nada y se llama oscuridad, ¿no? Ese es el significado que usamos para definir la palabra. En realidad, la oscuridad no lo es. Si lo fuera, seríamos capaces de hacer más oscura la oscuridad, ¿no?"
El profesor comenzó a sonreír a los estudiantes frente a él. Este será un buen semestre, pensó. "Entonces, ¿Cual es tu punto a probar?"
"Sí, profesor. Mi punto es que su premisa filosófica es deficiente, para empezar y por lo tanto, su conclusión también es errónea."
La cara del profesor no pudo ocultar su sorpresa en ese momento. "Deficiente? ¿Puede explicarnos cómo?"
"Usted está trabajando en la premisa de la dualidad", explica el estudiante. "Usted sostiene que hay vida, y luego está la muerte, un Dios bueno y un Dios malo. Usted está viendo el concepto de Dios como algo finito, algo que podemos medir. Señor, la ciencia no puede ni siquiera explicar un pensamiento."
"Se utiliza la electricidad y el magnetismo, pero nunca ha visto, y mucho menos comprendido ninguno de ellos. El ver la muerte como lo contrario de la vida es ser ignorante del hecho de que la muerte no puede existir como algo sustantivo. La muerte no es lo contrario de la vida, sólo es la ausencia de ella."
"Ahora dígame, profesor. ¿Enseña a sus alumnos que han evolucionado de un mono?"
"Si usted se refiere al proceso evolutivo natural, joven, sí, claro que sí."
"¿Alguna vez ha visto la evolución con sus propios ojos, señor?"
El profesor comenzó a sacudir la cabeza, sin dejar de sonreír, cuando se dio cuenta de hacia dónde iba dirigido el. Este será un buen semestre, muy bueno,  de hecho.
"Dado que nadie ha observado el proceso de la evolución y ni siquiera pueden probar que este proceso es un proceso en curso, que hace Usted  sino enseñar su opinión, señor? ¿Está usted consciente de que Usted no es un científico, sino un predicador? "
La clase estalla en el alboroto. El estudiante permanece en silencio hasta que la conmoción se ha desplomado. "Para continuar con el punto que estaba tratando anteriormente con mi compañero, le voy a dar un ejemplo de lo que quiero decir." El estudiante mira alrededor de la habitación.
"¿Hay alguien en la clase que haya visto el cerebro del profesor?" La clase estalla en carcajadas.
"¿Hay alguien aquí que haya oído hablar al cerebro del profesor, que haya sentido el cerebro del profesor o quizás tocado u olido el cerebro del profesor?
Nadie parece haberlo hecho.
Por lo tanto, de acuerdo con las reglas establecidas del protocolo empírico, estable y demostrable, la ciencia dice que Usted no tiene cerebro, dicho esto con todo el debido respeto, señor." "Así que si la ciencia dice que Usted no tiene cerebro, ¿cómo podemos confiar en sus enseñanzas, señor? "
En esos momentos, el salón se llenó de silencio. El profesor sólo pudo mirar fijamente al estudiante, su rostro inmutable. Finalmente, después de lo que parece una eternidad, el profesor respondió "Supongo que usted tendrá que tener fe en mis enseñanzas"
"Ahora bien, contestó el estudiante, usted acepta que existe la fe, y, que de hecho, la fe existe con la vida" el estudiante continúa. "Ahora, señor, ¿existe tal cosa como el mal?"
En esos momentos, el profesor no muy seguro responde: "Por supuesto que existe. Lo vemos todos los días. Es el ejemplo diario de la inhumanidad del hombre hacia el hombre. Está en la multitud de crímenes y violencia que se da en todo el mundo. Estas manifestaciones no son otra cosa sino el mal.”
A lo que el estudiante respondió: "El mal no existe, señor, o al menos no existe por sí mismo. El mal es simplemente la ausencia de Dios. Es, al igual que la oscuridad y el frío, una palabra que el hombre ha creado para describir esa ausencia de Dios. Dios no creó el mal. El mal es el resultado de lo que sucede cuando el hombre no tiene el amor de Dios presente en su corazón. Es como resulta el frío cuando no hay calor o la oscuridad que viene cuando no hay luz."
El profesor se sentó. Sin poder contestar nada más.
Si has leído hasta el final y tienes una sonrisa en tu rostro al terminar de leer esto, mándaselo por correo a tus amigos y familiares con el título "Dios vs la Ciencia"

PD: El estudiante que rebatió las premisas del profesor, era Albert Einstein. Albert Einstein escribió un libro titulado "Dios vs la Ciencia" en 1921 ...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario